Las fresadoras pueden durar muchos años de servicio siempre y cuando cuenten con un plan de mantenimiento adecuado.; esto además de evitar posibles averías, te ayudará a mantener los estándares de calidad en los procesos que ejecutes con el equipo.

Primero que nada hay que tomar en cuenta que estas máquinas necesitan de mantenimiento diario, semanal, mensual y anual. Si cuentas con el manual de la máquina podrás encontrar en él un apartado con recomendaciones de mantenimiento por parte del fabricante, pero si no cuentas con esta información aquí te presentamos el mantenimiento básico para cualquier fresadora:

  1. Limpieza

  2. Lubricación

  3. Inspección

  4. Manejo de herramientas.

NOTA: Antes de comenzar con los trabajos de limpieza, lubricación e inspección es importante verificar que la máquina se encuentra desconectada de la corriente eléctrica y asegurarse de contar con tu equipo de seguridad.

1. Limpieza
  1. Las virutas y el refrigerante se deben retirar de la maquina. Por ejemplo de la mesa y del tablero de mando. Utiliza para ello escobilla de mano y trapos de limpieza, de lo contrario podrías lesionarte.
  2. Las ranuras de la mesa se deben raspar con una lamina apropiada.
  3. Las piezas bruñidas de la maquina, por ejemplo elementos de sujeción para herramientas así como elementos de mando se deben limpiar y aceitar levemente.
  4. El filtro de la bomba de refrigerante y el recipiente del mismo se deben limpiar.
2. Lubricación
  1. A los lugares de lubricación se les debe suministrar aceite ó grasa de acuerdo al plano correspondiente de lubricación.
  2. Las guías de deslizamiento en la ménsula se deben limpiar, aceitar levemente y el aceite debe ser repartido uniformemente.
  3. Una vez realizada la lubricación se deben retirar las manchas de aceite y grasa del piso.
3. Inspección
  1. Verifica el juego del husillo porta fresas y ajusta los soportes sí el juego es demasiado grande.
  2. Inspecciona las guías de la ménsula. Ajusta las reglillas de guía y equilibra el juego.
  3. Comprueba la conectabilidad de la transmisión para eventualmente ajustarla.
  4. Controla la tensión de las correas dado el caso que se disponga de una transmisión de ese tipo. Ténsalas eventualmente.
  5. Verifica las conexiones eléctricas y asegura las líneas de acometida.
4. Manejo de las herramientas
  1. Deposita las herramientas sobre tablas de madera ó sobre trapos. Cuida que las aristas de las herramientas cortantes no se dañen una a otra.
  2. Mantén las herramientas de corte afiladas para que no sobrecarguen la máquina generando gran cantidad de calor y poniendo en riesgo la rotura de la herramienta.
  3. Las herramientas de metal duro ó placas cortantes de cerámica se deben proteger contra los choques y golpes. El metal duro y la cerámica son frágiles y se quiebran fácilmente.
  4. En el arranque de virutas se debe cuidar con lubricación y enfriamiento suficiente.

 

Recuerda que una técnica adecuada de mantenimiento ayudará a preservar tu maquinaria evitando que tu producción se vea afectada por posibles paros debido a fallas en los procesos de corte.

 

En Herramental trabajamos en conjunto con nuestro departamento de especialistas para poner a tus órdenes nuestro nivel de conocimiento, experiencia y la flexibilidad de nuestro enfoque y estructura para diseñar una solución completa a la medida de tus necesidades de producción.

Contáctanos o escríbenos a ventas@herramental.com.mx para más información en máquinas y asesoría en procesos de corte.

Conoce nuestra propuesta en fresadoras convencionales:

Fresadora Convencional
Fresadora Verticale KINAH
Fresadora CNC
Fresadora Vertical CNC HERCULES
Fresadora Convencional
Fresadors Vertical

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía Brendel, A. B. Werkzeugmaschinenkunde – Spaner. Berlin: IBE.